Museo Reina Sofía

PEI – REINA SOFIA

Pedro Leguina Prado Profesor Ayudante de Proyectos Arquitectónicos de la ETSAM

Las Meninas: Ejercicio 2 de reflexión

Foucault, Michel. “Las Meninas” en Las palabras y las cosas. Madrid: Siglo XXI, 1978.

Captura de pantalla 2013-07-05 a las 13.04.05

OBJETIVOS

  • Analizar el cuadro de las Meninas y las ideas descritas por Foucault en frente del mismo.
  • Examinar estas ideas posicionándose uno en ese lugar perfectamente inaccesible que es el exterior próximo al cuadro, experimentar y comprobando empíricamente las relaciones y las miradas a las que hace referencia Foucault en su texto.

METODOLOGÍA

Frente al cuadro:

  1. Repasa los párrafos que hayas subrayado en el texto que se te entregó el pasado sábado de Foucault.
  2. Lee los siguientes puntos sobre la interpretación de Foucault de las Meninas y contesta las preguntas formuladas al final.
  3. Haz una representación gráfica del cuadro teniendo en cuenta los conceptos aquí estudiados y por supuesto los intereses personales que hayas descubierto en el texto e implícitos en el cuadro. Reinterpreta esta obra igual que tantos artistas lo hicieron antes; por ejemplo, Picasso dedicó medio año (entre agosto a diciembre de 1957) a estudiar este cuadro, a analizar su espacio y las miradas que quedan implícitas entre sus diferentes capas de información, llegando a generar hasta cuarenta y cinco pinturas y otras trece obras relacionadas, basadas en las Meninas.

SOBRE LAS MENINAS

  • La relación espacial propuesta por Velázquez configura según Foucault “una representación de la representación clásica y la definición del espacio que ella abre”. Una de las metáforas que Foucault usa para explicar estas ideas subyace en los elementos y composición con los que Diego de Velázquez construye su cuadro “Las Meninas”.
  • • Después de una descripción detallada del cuadro, Foucault concluye que el objeto que representa el pintor es doblemente invisible ya que:
  1. Por un lado no está representado directamente ya que se encuentra en la parte delantera de la escena, en la región invisible que contemplan todos los ojos del cuadro.
  2. Y por otro lado, no lo podemos ver representado en la pintura, ya que “la gran tela vuelta de la extrema izquierda del cuadro cumple aquí su segunda función: obstinadamente invisible, impide que la relación de las miradas llegue nunca a localizarse ni a establecerse definitivamente → de ésta, no podemos ver más que su revés mate: “el otro lado de una psique”.
  • Entonces, ¿qué es lo que está siendo representado? ¿Qué hay en este lugar perfectamente inaccesible, ya que aunque fuera del cuadro, “es exigido por todas las líneas de su composición?”
  • “¿Cuál es el espectáculo, cuáles son los rostros que se reflejan primero en las pupilas de la infanta, después en la de los cortesanos y el pintor y, por último, en la lejana claridad del espejo?”
  • Se trata de un espectáculo puro y quizás eterno, pues se ha pintado hace tiempo y para siempre, “un retrato que jamás se borrará”. Efectivamente “el punto exterior se convierte en espectáculo puro. Son los soberanos. Se les adivina ya en la mirada respetuosa de la asistencia, en el asombro de la niña y los enanos. […] En medio de todos estos rostros atentos, de todos estos cuerpos engalanados, son la más pálida, la más irreal, la más comprometida de todas las imágenes, […] la forma más frágil y más alejada de toda realidad. A la inversa, en la medida en que, residiendo fuera del cuadro, están retirados en una invisibilidad esencial, ordenan en torno suyo toda la representación; […] para ordenar a su vista toda la disposición del cuadro y hacer aparecer así el verdadero centro de la composición. […] Este centro es, en la anécdota, simbólicamente soberano”2.
  • ¿Por qué es este punto desde el que observamos simbólicamente soberano? ¿Soberano de real, de verdadero, de realeza? El punto real es el “punto exterior al cuadro: es decir, ideal en relación con lo representado, pero perfectamente real ya que a partir de él se hace posible la representación. En esta realidad misma, no puede ser en modo alguno invisible. Y, sin embargo, esta realidad es proyectada al interior del cuadro ‐proyectada y difractada en tres figuras que corresponden a las tres funciones de este punto ideal y real. Son:” el pintor; “el visitante, con un pie en el escalón, dispuesto a entrar en la habitación; toma al revés toda la escena, pero ve de frente a la pareja real, que es el espectáculo mismo; por fin, en el centro, el reflejo del rey y de la reina, engalanados inmóviles, en la actitud de modelos pacientes. Reflejo que muestra ingenuamente, y en la sombra, lo que todo el mundo contempla en el primer plano. Restituye, como por un encantamiento, lo que falta a esta vista” 3.
  • ¿Y qué es lo que falta a la vista simbólicamente soberana?
  • La función del cuadro es completar esa mirada, “porque la mirada de este reflejo [lo que el espejo ve] es atraer al interior del cuadro lo que le es íntimamente extraño: la mirada que lo ha ordenado”.
  • De esta forma, el objeto representado se libera de la representación y por fin es para nosotros posible entender su forma pura y esencial, quizás su espacio de luz interior, pues en el espejo vemos que de su marco “una fina línea blanca lo dobla hacia el interior, difundiendo sobre toda su superficie una claridad difícil de determinar; pues [esa luz intersticial] no viene de parte alguna, sino de un espacio que le sería interior” y al que Foucault se ha referido como vacío existencial.
  • Efectivamente, esta visión que refleja el espejo nadie la ve, sino que todos miran en otra dirección. “De todas las representaciones que representa el cuadro, es la única visible; pero nadie la ve. De pie al lado de su tela, con la atención fija en su modelo, el pintor no puede ver este espejo que brilla tan dulcemente detrás de él. Los otros personajes del cuadro están, en su mayor parte, vueltos hacia lo que debe pasar delante – hacia la clara invisibilidad que borde la tela, hacia ese balcón de luz donde sus miradas ven a quienes les ven”, nosotros el sujeto perceptor. “En vez de volverse hacia los objetos visibles, este espejo atraviesa todo el campo de la representación, desentendiéndose de lo que ahí pudiera captar, y restituye la visibilidad a lo que permanece más allá de toda mirada”4.
  • Pero los reyes tan solo son una metáfora a lo que representan. “Así, pues, será necesario pretender que no sabemos quién se refleja en el fondo del espejo, e interrogar este reflejo al nivel mismo de su existencia”. “El espejo, […] va a buscar delante del cuadro lo que se contempla, pero que no es visible, para hacerlo visible, en el término de la profundidad ficticia”.

DISCUSIÓN

  1. ¿Crees que la arquitectura es también capaz de completar la mirada “restituyendo, como por un encantamiento, el vació existencial que falta” a la vista, reestableciendo la percepción completa del soberano conocedor?
  2. ¿En ese caso, cuáles son los elementos que has identificado descritos en el cuadro y las herramientas que podrían resultar a los arquitectos útiles para lograr este fin?

ENTREGA

  • Se recogerán las respuestas por escrito junto a la representación de la reinterpretación de las Meninas, todo en formato A4, el próximo sábado día 13 de julio en el autobús.

Captura de pantalla 2013-07-05 a las 13.03.27

Captura de pantalla 2013-07-05 a las 13.03.03

Captura de pantalla 2013-07-05 a las 13.02.26Bibliografía:

  1. Foucault, M (1968) “Las palabras y las cosas” Mexico, Siglo Veintiuno, p. 23 3 Foucault, M (1968) “Las palabras y las cosas” Mexico, Siglo Veintiuno, p. 24
  2. Foucault, M (1968) “Las palabras y las cosas” Mexico, Siglo Veintiuno, p. 17
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s