Mercado de Santa Caterina

Introducción

El diseño arquitectónico es de Enric Miralles y Benedetta Tagliabue. La espectacular cubierta de colorido mosaico fue diseñada por el artista Toni Comella.

El ingeniero a cargo de la estructura de la cubierta fue Jose María Velasco Rivas desde el inicio del proyecto en 1997 a la finalización de la construcción en 2005.

El mercado forma parte del conjunto de rehabilitaciones que realiza el Instituto de Mercados de Barcelona, dependiente del Ayuntamiento.

Este fue el primer mercado cubierto de la ciudad, inaugurado el año 1848. Su historia empieza con el derribo del convento de Santa Caterina, cuyos terrenos fueron concedidos al ayuntamiento de la ciudad para levantar el mercado.

Las obras de remodelación dejaron al descubierto importantes restos arquitectónicos del ábside del monasterio, espacio que, con el fin de las obras, se puede visitar.

Del viejo mercado se conservan las puertas de entrada.

El arquitecto Miralles murió antes de finalizar la construcción de la obra.

Concepto

La propuesta para la rehabilitación del antiguo mercado de Santa Caterina, situado en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, implica una acción sobre el tejido urbanístico adyacente a la estructura existente que racionalice su emplazamiento. A la vez, la intervención pretende “mezclarse y confundirse” con la estructura original. Ambos propósitos se logran mediante la realización de una nueva cubierta, que envuelve la estructura y la extiende más allá del perímetro de la primera construcción.

La esencia de este proyecto se basa en el diseño de su cubierta, la cual parte de la metáfora de un inmenso mar coloreado por el recuerdo de frutas y verduras. Se recuperan en él también elementos ya empleados en la Escuela de Música de Hamburgo.

La obra es espectacular y juega un importante papel en la recuperación urbanística de Ciutat Vella (proyecto municipal en el cual estuvo activamente implicado Miralles).

La cubierta se transforma en la fachada más importante del edificio, con el inconveniente de que solamente es visible desde la altura y, por ahora, no está prevista la posibilidad de que exista un mirador que permita contemplarla.

Mercado de Santa Caterina. Fotografía por: Luz Mery Rodelo.

Mercado de Santa Caterina. Obra del Arquitecto: Enric Miralles. Fotografía por: Luz Mery Rodelo.

Espacios

El proyecto no tiene un planteamiento de uso interno, posiblemente porque desea recuperar la estructura de los viejos mercados de pueblo, de manera que la cubierta representaría un gran toldo bajo el que se cobijan los puestos sin ninguna organización predeterminada.

Estructura

La estructura del mercado de Santa Caterina está formada por un conjunto de bóvedas de madera irregulares, unas biarticuladas otras triarticuladas, que se apoyan en vigas de acero de sección y directriz variable sustentadas, a su vez, en vigas y pilares de hormigón. Un conjunto de tres grandes arcos de 42 metros de luz sujetan centralmente las vigas de acero para evitar su descenso.

El estudio estructural de la cubierta se inicia a finales de 1997, y su proceso finaliza a finales de 1999, terminándose a principios del año 2000. Enric Miralles vió todos los planos constructivos antes de su fallecimiento en Julio de 2000. Sólo cambios menores se introdujeron durante su construcción, que más adelante se especifican.

La solución estructural de la cubierta surgió a partir de un proceso anterior. El primer planteamiento de Miralles era una cubierta que flotara sobre un mar de cables, al mismo tiempo quería recuperar materiales tradicionales de la construcción en Barcelona, entre ellos el primero de todos fue la cerámica que cubriría toda la superficie de la cubierta.

El proceso para el planteamiento del cálculo estructural era complejo. En primer lugar se desconocía el tipo y espesor de la cerámica, así como su forma de aplicación sobre la cubierta. Tradicionalmente las piezas de cerámica, el “trencadís” gaudiniano se asentaba sobre unos 2 cm de mortero. Todo ello daba lugar a un peso apreciable. Se diseñaron y produjeron varios tipos de piezas peron en un momento dado se paraliza su evolución y se deja para más adelante, o para el momento de la construcción la solución definitiva. Dado que el diseño estructural había de iniciarse se consideró, estudiando la peor suposición, un peso máximo de la cubierta de 150 kg/m2. Al final como se explicará su peso es de 92 kg/m2.

Información tomada de: WikiArquitectura

Para conocer más visite: http://www.mercatsantacaterina.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s